Buscando
Por favor espere

Cómo comportarnos en los partidos de los niños

niños partidos deporte
1 StarKid2 StarKids3 StarKids4 StarKids5 StarKids (51 votos, promedio: 4,82 Starkids de 5) Dé su VALORACIÓN
Cargando…

Una vez que nuestros hijos ya llevan un par de semanas de colegio y, por tanto, hace más o menos el mismo tiempo que iniciaron sus actividades extraescolares deportivas, el mes de octubre suele marcar el inicio de las competiciones deportivas en las que a lo largo de todo el año van a mostrar con orgullo las habilidades durante los partidos y progresos que van adquiriendo con los entrenamientos. Es entonces cuando a los padres de los esforzados pequeños deportistas se les presenta un nuevo reto que se puede afrontar desde diferentes perspectivas.

Tipologías de padres frente a los partidos de los niños

Padres desinteresados. Hay padres que simplemente contemplan el deporte de sus hijos como una mera actividad extraescolar para que alguien se ocupe de ellos mientras trabajan. Para este tipo de padres, las competiciones en las que participan sus hijos, en fines de semana o torneos en vacaciones, son un auténtico engorro ya que les condicionan muchos de sus planes de ocio. En numerosas ocasiones no asistirán a los partidos que jueguen y generalmente declinarán cualquier proposición para que sus hijos participen en algún torneo durante las vacaciones.

Padres hipercríticos. Tienen excesivas expectativas poco realistas con respecto a la progresión deportiva de sus hijos. Comparan las actuaciones de sus hijos con las de las grandes estrellas, son muy exigentes y casi nunca están satisfechos. Las consecuencias son bastante negativas para los pequeños jugadores y se convierten en una fuente se estrés para sus hijos.

Padres vociferantes. Actúan como si estuvieran en un partido de profesionales gritando y criticando a los contrarios, árbitros, entrenadores e incluso a los jugadores del propio equipo de sus hijos. Creen que saben más que nadie y tratan de imponer su criterio por encima de los demás incluyendo, por supuesto al entrenador.

padre entrenador partidos

Padres entrenadores auxiliares. Acostumbran a conocer el deporte que practican sus hijos. Suelen contradecir las indicaciones del entrenador y, como sus hijos tienen que estar pendientes de sus reacciones e indicaciones son causa habitual de la desorganización del juego del equipo. También se caracterizan por dar sus opiniones a otros padres o directivos en momentos poco adecuados y tienen bastantes puntos en común con los anteriores.

Padres sobreprotectores. Son exageradamente cautelosos con los riesgos que comporta el deporte para sus hijos. Hacen comentarios angustiados sobre determinadas acciones del partido y pueden llegar a señalar que el deporte es poco didáctico e incluso peligroso para su hijo. Este tipo de perfil suele encasillarse en la figura materna como cuidadora, sobre todo cuando su hijo ya ha sufrido alguna lesión considerable.

La realidad es que, para bien o para mal, los padres somos básicos en el desarrollo de nuestros hijos como deportistas, sean o no de alto nivel, pero desde un papel secundario y teniendo en cuenta que los niños son los auténticos protagonistas. Nuestra labor es la de ayudar y apoyar al niño especialmente en los malos momentos que pasarán. Ellos deben percibir que estaremos cerca cuando nos necesiten y que les escucharemos cuando quieran hablar, sin obligarles. Todo ello independientemente de que sean deportistas de alto nivel o simplemente deportistas escolares ya que cada uno de ellos tiene sus objetivos y expectativas a su nivel.

¿Cuánta actividad física es saludable para un niño?

Traumatólogos, pediatras y fisioterapeutas asisten de manera inquieta al constante aumento de lesiones que se produce cada año como consecuencia de la sobrecarga en deportistas menores de edad. Pero no sólo resultan inquietantes las secuelas del exceso de entrenamiento a nivel físico, sino también mental.

Este aumento de perjuicios óseos, articulares o musculares en menores ha llevado a la Academia Americana de Pediatría a publicar una serie de consejos para establecer ciertos límites a la práctica deportiva de los niños:

  • No entrenar ni competir durante uno o dos días a la semana para permitir que el organismo se recupere.
  • Tanto el tiempo de entrenamiento, como su intensidad no debe incrementarse en más de un 10% semanal.
  • Tomarse entre dos y tres meses de vacaciones al año en la práctica de una determinada disciplina deportiva.
  • Insistir en que el objetivo debe ser la diversión.
  • Participar en un único equipo cada temporada y si se participa en torneos mantener el descanso de dos días semanales.
  • Estar atentos a problemas musculares o articulares específicos, muestras de fatiga o disminución en el rendimiento escolar e indagar en su nivel de motivación en la práctica deportiva.
  • Incentivar la introducción de comités asesores médicos en las competiciones infantiles de fin de semana para formar a los jóvenes deportistas sobre las consecuencias de una práctica deportiva inadecuada.
  • Promover el desarrollo de programas educativos para padres y entrenadores sobre nutrición y reposición de líquidos, seguridad en el deporte y medidas para evitar el exceso de entrenamiento.
  • Advertir especialmente sobre estos aspectos a los progenitores de los deportistas menores que participan en numerosos torneos en espacios cortos de tiempo.

 

Luis Rodríguez

Etiqueta: , , , ,

Apúntate a la Newsletter

Regístrate con

Calendario de Eventos

« julio 2018 » loading...
L M X J V S D
25
26
27
28
29
2
9
16
23
30

Rueda de prensa inesperada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies