Los peligros de las redes sociales para los niños

Estudio de Express VPN

649
redes sociales niños

Al principio, la mayoría de los padres ponen mucho entusiasmo y control en la actividad de sus hijos en Internet. Pero a medida que pasa el tiempo quizás nos confiamos y relajamos en el control y supervisión. En un interesante informe que os mostramos a continuación realizado por Express VPN entre 2.000 niños de EE.UU y Reino Unido así lo parece. Lo cierto es que no sería muy descabellado proyectar estas conclusiones a nuestro país. Además incluimos consejos de estos expertos para proteger mejor a los niños.

Informe ExpressVPN sobre el uso de los niños de las RR.SS

Si TikTok, Instagram y Facebook fueran lugares físicos, la mayoría de los padres no permitirían que sus hijos los visitaran solos. Sin embargo, pese a que la mayoría de las plataformas de redes sociales requieren que sus usuarios sean mayores de 13 años (debido a las leyes que prohíben a las empresas recopilar datos de niños), hablamos con niños de 4 años que frecuentan páginas de redes sociales todos los días.

Para comprender mejor hasta qué punto los pequeños usan las redes sociales y así descubrir los riesgos de hacerlo, ExpressVPN encuestó a más de 2.000 niños de 4 a 13 años de Estados Unidos y el Reino Unido que tienen acceso a internet, así como a sus padres o tutores (más de 2.000 adultos).

En conjunto, este grupo nos da una idea de con cuánta frecuencia están los niños en las redes sociales, los peligros que enfrentan al utilizar estas plataformas y cómo manejan los padres esta realidad.

A continuación os mostramos algunas de las conclusiones del estudio de Express VPN, además de consejos sobre cómo pueden educar los padres a sus hijos para mantenerse protegidos online.

Una cuarta parte de los niños de 4 a 13 años tienen cuenta de RR.SS

Alrededor de una cuarta parte de los padres encuestados permiten que sus hijos de 4 a 13 años abran cuentas de redes sociales —29% en los EE. UU. y 21% en el Reino Unido— pero más de la mitad de sus hijos admitieron usar las redes sociales y medios de comunicación.

Significativamente más niños de EE. UU. (63%) que del Reino Unido (53%) utilizan las redes sociales. Y estos niños pasan un promedio de 28 minutos al día en las plataformas sociales.

No es de extrañar que, cuanto mayores son los niños, más tiempo pasan en las redes sociales. Si bien no es tan sorprendente que los niños estadounidenses y británicos de 13 años inviertan un promedio de 45 minutos al día, los niños de 4 años que acceden a plataformas sociales siguen registrando un promedio de 21 minutos de tiempo pasado en las redes sociales todos los días.

¿Los padres son conscientes de lo que sus hijos hacen online? Casi nadie deja sin supervisión la actividad en internet de sus hijos, al menos durante un año. Si bien algunos la controlan con más frecuencia que otros, el 54% dijo que sí monitorean la actividad online de sus hijos diariamente o más de una vez al día.

Lo más probable es que sus métodos consistan en revisar sus teléfonos y tablets, limitar el acceso, vigilar a sus hijos mientras están online o utilizar software y aplicaciones de control parental.

En cuanto a las actividades online con las que los padres se sienten cómodos, el 87% permite que sus hijos vean videos en páginas como YouTube y Netflix. Más del 80% también permite que sus hijos jueguen online, mientras que el 28% no ven un problema en que sus hijos tengan acceso a internet para leer artículos.

Solo un pequeño porcentaje de los padres permite a sus hijos tener cuentas de redes sociales, así que podría suponerse que muchos de los niños que usan las redes sociales lo hacen sin el conocimiento ni la supervisión de sus padres, accediendo a las plataformas cuando se les ha permitido usar internet para otros fines.

Las mayores amenazas online que enfrentan los niños

La paternidad está llena de preocupaciones pero, en la era de las redes sociales, las mamás y los papás se enfrentan a un nuevo reto. La mayoría de padres conocen los posibles peligros asociados al uso de las redes sociales: el ciberacoso, la invasión de la privacidad, la depresión que surge al compararse con otros y, lo más alarmante, los depredadores online que se aprovechan de los niños pequeños.

Cuando les preguntamos a los padres cuáles consideran que son las mayores amenazas online, el 59% de los encuestados dijeron que lo que más les preocupa es que sus hijos sean acosados. En siguiente lugar están las preocupaciones relacionadas con que sus hijos sean manipulados por un depredador online, los temores de que sus hijos puedan encontrar contenido ofensivo online, y los riesgos de ciberacoso o acoso por parte de otros usuarios.

¿Qué dicen realmente los niños pequeños sobre sus experiencias online?

La mayor perturbación para nuestros niños encuestados es encontrar a alguien que sea grosero o diga malas palabras online (34%), mientras que lo siguiente en la lista es ver videos de miedo, seguido de imágenes de miedo.

Confirmando los temores de los padres, el 22% de los niños admiten haber sido víctimas de bullying online. De manera inquietante, el 17% de los niños encuestados han hablado con extraños que les han preguntado a qué escuela asisten y el 14% dice que les han preguntado la dirección de su casa.

Algunas de las plataformas donde los niños dicen que experimentan estas situaciones negativas con mayor frecuencia incluyen:

En Estados Unidos

YouTube (43%)
Facebook (35%)
TikTok (28%)
Roblox (27%)
Instagram (26%)

En el Reino Unido

Roblox (34%)
YouTube (34%)
TikTok (25%)
Fortnite (21%)
Facebook (16%)

Los niños sienten la necesidad de mentir en las redes sociales

Como es de esperar, debido a que las redes sociales no permiten el acceso a niños menores de 13 años, algunos de nuestros niños encuestados (24%) admitieron haber mentido sobre su edad en las redes sociales.

Aproximadamente uno de cada seis niños dijo que había mentido sobre su dirección o ubicación en las redes sociales, lo que estaban haciendo cuando se les preguntó, y su apariencia.

Si bien no les preguntamos sus razones para mentir, el hecho de que algunos niños mientan en las redes sociales acerca de dónde viven, qué están haciendo y su aspecto implica que sienten la necesidad de protegerse online, probablemente frente a los extraños. También se podría suponer que están tratando de adherirse a normas o presiones sociales poco realistas que las redes sociales les imponen, lo que en última instancia podría ser perjudicial para su salud mental.

Se espera que el uso de las redes sociales entre los pequeños aumente a medida que más jóvenes puedan acceder a internet. Por eso, la necesidad de enseñar a los niños sobre seguridad en las redes sociales nunca ha sido más importante.

Los padres, las escuelas y los compañeros enseñan a los niños cómo mantenerse seguros online

Cuando se les preguntó, el 76% de los padres está de acuerdo en que ellos son los principales responsables de enseñar a los niños más pequeños cómo mantenerse lejos de las redes sociales y cómo protegerse online. Esto fue repetido por nuestros niños encuestados y más del 84% señaló que sus padres y tutores les han enseñado sobre seguridad en internet.

Si bien solo un pequeño número de padres piensa que las escuelas (8%) y las compañías de redes sociales (5%) deben ser las principales responsables de enseñar a los niños a mantenerse protegidos en las redes sociales, aproximadamente la mitad de los niños (57% en el Reino Unido y 40% los EE. UU.) afirman que han aprendido sobre la seguridad en la escuela, mientras que el 17% dice que sus amigos les han enseñado.

Los mejores consejos para mantener a los niños protegidos online

Los niños y adolescentes pasan más tiempo que nunca frente a las pantallas. La mayoría de las escuelas no solo fomentan el aprendizaje electrónico para el trabajo escolar (especialmente después de una pandemia), sino que internet se ha convertido en una excelente manera para que los niños se mantengan en contacto con amigos y familiares.

Dado que la exposición de un niño a internet y a las plataformas de redes sociales es inevitable, estos son los pasos que puede seguir para que estén lo más seguros posible en el mundo digital:

Utilidad de los controles parentales

Instalar controles parentales en los diferentes dispositivos y aplicaciones en su hogar puede ayudar a limitar el tiempo en pantalla de su hijo, así como a controlar a qué se exponen cuando navegan online.

Gestionar el contenido al que tiene acceso cada miembro de la familia, en su hogar.

Utilizar filtros de contenido específicos para bloquear aplicaciones que presentan imágenes, texto o videos inapropiados.

Establecer un horario en que sus hijos puedan acceder a internet para navegar.Establecer un límite de tiempo para la navegación online.

Asegúrese de agregar controles parentales a todas las plataformas a las que su hijo pueda tener acceso, incluyendo:

Consolas de juegos.

Aplicaciones y cualquier servicio/juego online.
Motores de búsqueda, como Google y Yahoo, etc.
Banda ancha doméstica y wifi.

Fomente una comunicación abierta con los niños

Asegúrese de ayudar a sus hijos a sentirse lo suficientemente cómodos para compartir cualquier cosa con usted. Promover la honestidad es clave para que sus hijos confíen en usted y compartan cualquier cosa inapropiada que encuentren online, incluso si están siendo ciberacosados o no.

Si le resulta difícil lograr que sus hijos se abran con usted, aquí hay algunos métodos que puede probar:

Pídales que lo escriban en una hoja de papel, que pueden meter en un frasco para que usted lo lea más tarde cuando no estén presentes.

Pídales a sus hijos que le envíen un mensaje de texto o un correo electrónico sobre cualquier suceso extraño que estén experimentando online.

Hágales saber a sus hijos que pueden ponerse en contacto con la fundación ANAR, que trabaja en España y Latinoamérica, si quieren hablar con alguien completamente separado de la familia, y explíqueles que este servicio les brinda el apoyo adecuado y una guía práctica.

Recuérdeles que no deben hacerse amigos de personas extrañas online

Es importante recordar a sus hijos el peligro de los extraños, en el mundo real y online. Hágales saber que deben ser escépticos ante cualquier persona con la que hablen online y que, si no la conocen, no deben ser amigos.

Explique que cuando están online, las personas pueden crear perfiles falsos y fingir ser alguien diferente. Por ejemplo, pueden mentir sobre su edad o fingir ser niños o adolescentes cuando en realidad son adultos.

Dígale a sus hijos que tengan cuidado con lo que comparten online con sus amigos, incluso con los que creen conocer.

Pídales que nunca revelen a qué escuela asisten y dónde se encuentran con sus amigos. Este es el tipo de información que los extraños online pueden usar para rastrearlos.

Hable sobre los peligros de las páginas y aplicaciones que usan mensajería directa y videochat.

Pídales que le informen de inmediato si un extraño les pide reunirse en persona. Recuérdeles que no es seguro reunirse con nadie en la vida real que hayan conocido online.

Considere la seguridad del nombre de usuario

Asegúrese de advertir a sus hijos sobre el uso de nombres de usuario públicos que se parezcan a los suyos. Por ejemplo, si el nombre de su hija es Sarah Louise Smith y nació en 2013, su nombre de usuario en una cuenta de redes sociales o aplicación de juegos no debería ser algo así como “SarahLouiseSmith13”.

Los nombres de usuario que contienen información personal abren el camino para que los depredadores rastreen a los niños. En cambio, aliente a sus hijos a ser lo más creativos posible con los nombres de usuario que utilizan online.

Use una VPN

Una VPN, o red privada virtual, redirige su tráfico online a través de un túnel seguro. Esto significa que al descargar una VPN no solo mantendrá a los miembros de su familia protegidos cuando están online al encriptar todos los datos, sino que también aumentará su anonimato al proporcionar a sus dispositivos una nueva dirección IP en otra ubicación.