La ruta más dulce de Madrid

234
bombones de chocolate en Madrid

¿Quién no se ha deleitado leyendo de niño La Casita de chocolate, imaginándola? Aunque, para ser fieles a la aventura literaria de Hansel y Gretel, debemos reconocer que la casita tenía más azúcar que chocolate. El cacao, ese delicioso manjar que Hernán Cortés trajo a nuestro continente en el siglo XVI procedente del Imperio azteca, se adaptó a las costumbres europeas añadiendo al grano triturado con agua azúcar, leche y miel. Se siguió ‘amoldando’ con el paso del tiempo y culminó en esos pedacitos de gloria que son los bombones.

¿Quién descubrió el bombón? Seguramente la más afamada y extendida sea la historia que data del siglo XVIII. Según la misma, el pastelero del monarca francés Luis XIV (el también conocido como Rey Sol), le presentó unas pequeñas frutas bañadas en chocolate. Tras probarlas, el rey respondió con un «bon bon» (‘bueno bueno’), indicando de este modo su aprobación. Y de ahí, surgió el término bombón, que es el nombre que a día de hoy reciben estas pequeñas delicias de chocolate que gustan tanto a niños y adultos.

En la actualidad, hay muchas marcas comerciales de bombones que producen productos de alta calidad y a buen precio. La conocida marca británica de chocolates Cadbury lanzó en 1868 al mercado la primera caja de bombones. Asimismo, lo son los de Ferrero Rocher, Lindt Lindor, Godiva, Leonidas y Neuhaus, que además de ser las marcas más populares de bombones, son muy apreciadas por su calidad y sabor delicioso.

Sin embargo, os invitamos a que sigáis con nosotros la ruta de las mejores bombonerías de la capital. Negro, con leche, blanco, en bombón, a la taza (acompañado de unos churros… ¡qué ricos!), el chocolate es un placer y en Madrid hay establecimientos que giran en torno a este alimento que llegó de ultramar.

La Pajarita 1852: tradición chocolatera artesanal

Con tan solo cruzar la puerta de este local centenario nos trasladamos a un mundo muy dulce. Su mesa de atención al cliente, sus bonitos tarros, estanterías, las cajas de bombones y caramelos envueltas con mimo… tientan a quienes acuden a La Pajarita. La bombonería fue abierta al público en 1852, en el número 10 de la Puerta del Sol. Contaba con obrador propio y con clientes destacados; de la monarquía (los hijos de Alfonso XIII o Fabiola de Bélgica), artistas (entre ellos, Lauren Bacall) y políticos (José Canalejas).

Su producto estrella y mucho más

Pero si alguien acudía con asiduidad al local fue Miguel de Unamuno. En su honor y en el de otros intelectuales que acudían a las tertulias de cafés de la capital y se entretenían haciendo pajaritas con las servilletas de papel nació el producto estrella: las pajaritas de chocolate. El intelectual vasco era gran aficionado a la papiroflexia y gran comprador del dulce.

En 1969 se precisó ampliar el local y se trasladó a su actual emplazamiento en la calle Villanueva. Allí encontraréis, además de las pajaritas, otras delicias de buen chocolate: las trufas de Bourrougnie, las flores de chocolate, los tronquitos de leña vieja, los surtidos de bombones de licor… y también otras especialidades que no han variado a lo largo del tiempo, como sus famosos caramelos de 17 sabores diferentes. Aunque no viváis en Madrid podéis realizar pedidos desde cualquier lugar por teléfono o a través de su web: bombonerialapajarita.es.

Dónde. Calle Villanueva, 14.

Boutique Oriol Balaguer: elaboraciones de vanguardia

El famoso repostero de Calafell (Tarragona) ha bautizado su tienda madrileña –como las tres barcelonesas- con su propio nombre. Todo lo que pasa por su imaginación y sus manos se convierte en un dulce premio. Desde 1993, año en el que fue reconocido como Mejor Maestro Artesano Pastelero Español, hasta 2018, en el que recibió el galardón como Mejor Chef Pastelero de la Academia Internacional de Gastronomía, ha recibido once premios más. Su éxito son las creaciones de chocolate, pero no solo.

En su boutique madrileña, en el barrio de Salamanca, destaca el esmerado diseño y la falta de mostrador, pero tras las cristaleras se pueden ver sus creaciones. Los bombones, las monas de Pascua, las tabletas de los mejores chocolates del mundo, la mousse de chocolate con bizcocho crujiente, las avellanas recubiertas con chocolate con leche, los homenajes a Madrid elaborados con fruta recubierta con cacao… conviven con otro de sus galardonados productos, el panettone, y muchas delicias artesanales (hay que probar también sus afamados cruasanes de La Duquesita, el local centenario –en la calle Fernando VI, 2, de Madrid- del que tomó las riendas hace unos años). Cualquier excusa es buena para acercarse a este templo moderno del chocolate.

Dónde. Calle José Ortega y Gasset, 44. Teléfono: 91 401 64 63.

Mon Chocolate: todo el cacao del mundo

Hace doce años que, en el distrito de Chamberí, abrió sus puertas otro universo del chocolate. Los productos de este local están elaborados con cacao de todo el mundo: Costa de Marfil, Java, Madagascar, Uganda, Perú… Es raro no encontrar una variedad concreta en este local especializado que trabaja con fabricantes españoles, belgas, italianos, daneses… y con las mejores marcas nacionales y extranjeras.

Su especialidad son los bombones belgas, y las lenguas de gato, las trufas, las chocolatinas, pero también tienen gran calidad los mazapanes, los marrons glacé y las galletas.

Lo mejor es que sus elaboraciones van dirigidas a todos los públicos, ya que cuentan con productos de chocolate sin azúcar añadido, sin gluten, con Stevia, con maltitol. Son todo un referente en el mundo del chocolate por su gran variedad. Sus porcentajes de cacao van de 30% al 99%. Además cuentan con especialidades de cacao en polvo para hacer a la taza y con coberturas en gota.

Dónde. Calle Lucio del Valle, 12. Teléfono: 91 534 26 73.

Bombonería Santa

La Bombonería Santa comenzó a vender chocolates en los años 20 del siglo pasado. En poco tiempo se convirtió en el lugar preferido de la burguesía madrileña para comprar dulces artesanos. En la actualidad, Santa es un ejemplo de un negocio generacional que ha traído a nuestros días los sabores más tradicionales, de entre toda la variedad de productos destacan: los trocos, los rizados y las rocas de almendra y avellana.

Santa es conocida, aparte de por la gran calidad y sabor de sus bombones, por hacer un empaquetado muy bonito y elegante. Utilizan telas y papeles de colores para lograr que sus dulces sean el mejor regalo posible. Además, en San Valentín preparan cajas con forma corazón de diferentes colores y formas para los golosos más románticos.

Dónde. Calle Serrano, 56 (Barrio de Salamanca)

Pensando en las fechas en que nos encontramos no queremos olvidarnos de los Huevos de Pascua de chocolate y que seguramente también encontrareis en sus escaparates ¡Qué delicia! Aunque en nuestro país no gozan de la misma fama que las torrijas, la tradición de comerlos durante la Semana Santa es una de las más populares en otros países.

Siguiendo nuestras recomendaciones ¡espero que encuentres unos bombones deliciosos! Pero si eres de esas personas a las que no les gusta el chocolate es posible que no te haya interesado este artículo, aunque seguramente seas claramente una minoría.