Guía de Madrid para visitar los impresionantes restos de nuestra última guerra

739
ruta buitrago guerra civil

La primavera está a punto de llegar y, seguro que los amantes de las actividades al aire libre, están deseosos de realizar senderismo y conocer nuevas rutas. Por desgracia, los tambores de guerra vuelven a sonar sobre Europa con la injustificada invasión de Rusia en Ucrania. Paul Preston, hispanista de origen británico, dijo «quién no conoce su historia está condenado a repetir sus errores». Para ello, disponemos en la Comunidad de Madrid de una buena oportunidad de conocer y enseñar a nuestros hijos los escenarios históricos de algo que nunca debería repetirse y donde murieron más de medio millón de personas. Hoy os proponemos una guía para conocer los restos de la Guerra Civil (1936-1939), una de las mayores atrocidades acontecida en España.

Madrid primera linea del frente

Desde noviembre de 1936 hasta marzo de 1937 la capital madrileña fue primera línea del frente. En ella se construyeron diferentes fortificaciones para la defensa antiaérea por diferentes zonas. Hacemos un recorrido por los cinco búnkeres de la Guerra Civil que puedes visitar en Madrid, tanto en la capital como en sus alrededores; además de por dos rutas senderistas por la sierra madrileña.

Restos en el madrileño Parque del Oeste

En el interior del parque podrás encontrar las huellas de la batalla por Madrid. Descubrirás tres búnkeres que pertenecieron al bando nacional, con sus troneras (aberturas en sus muros, a modo de ventanas) que están orientados al Cuartel General del Ejército del Aire. Podrás ver la inscripción en uno de ellos, una placa donde especifica que fueron levantados por el Batallón de Zapadores número 7.

Búnker de El Capricho

búnker de guerra del parque el capricho

Ya os anunciamos en 2017 la reapertura del mismo, con visitas, guiadas y gratuitas, al conocido Búnker del General Miaja en el bello y cuidadísimo Parque de El Capricho, en el madrileño barrio de Alameda de Osuna. Construido en 1937, fue conocido como Búnker de la Posición Jaca por el Cuartel General del Ejército Republicano del Centro, que lo utilizó como defensa fortificada. Es una de las construcciones militares de su época más importantes de Europa por el buen estado en el que se encuentra.

Para acceder a él hay que bajar 57 escalones -15 metros de longitud en total- y, partir de este descenso, el guía relata la historia de la fortificación. Es recomendable que los visitantes de todas las edades lleven una prenda de abrigo, aunque fuera brille el sol, ya que la temperatura del búnker ronda los 14º y, también es importante, que el calzado sea cómodo.

Solo hay algunas oportunidades cada año para realizar este viaje subterráneo con visitas guiadas gratuitas a las entrañas de la Guerra Civil, que se ofrecen periódicamente dentro del Programa Pasea Madrid. Las visitas tienen una duración aproximada de 50 minutos. Durante ellas se recorren siete estancias (2.000 kilómetros cuadrados) y se realiza un trayecto de un kilómetro y medio de recorrido. Las visitas no son accesibles para personas con movilidad reducida. Está anunciado un nuevo ciclo de vistas esta primavera de 2022.

El búnker antiaéreo de El Parque del Retiro

búnker Guía de Madrid

Es el último rincón por descubrir de la Guerra Civil dentro del pulmón de Madrid. Ha permanecido durante décadas como un pequeño secreto del que solo eran conocedores los jardineros del Retiro, que lo utilizaban para guardar sus utensilios, y algunos vecinos de más edad del barrio de Ibiza. Tiene previsto que se abra al público este año y será incluido en el programa Pasea Madrid 2022.

Se trata de un refugio antiaéreo que data de la época de la Guerra Civil. Se empezó a construir en el año 1936 y existe un documento que certifica su finalización en diciembre de 1938. El espacio tenía un aforo aproximado de 275 personas. Los pasillos son de 1,10 a 1,15 metros de ancho y de 1,60 a 2,48 metros de alto. Las galerías son rectas y cada 25 metros se quiebran en un ángulo de 90º (dispuestas en zigzag) para evitar que las ondas expansivas llegasen a más gente.

Solo se ha habilitado uno de los tres accesos: el que se esconde tras las planchas metálicas junto a la valla del Retiro. Los otros dos se encuentran junto a la Casa del Contrabandista (hoy Florida Retiro) y bajo la avenida de Menéndez Pelayo. En total, son más de 150 metros de galerías subterráneas, escaleras, aseos y espacios para el almacenamiento. El refugio probablemente nunca se llegó a utilizar porque cuando estuvo operativo habían cesado los bombardeos sistemáticos sobre Madrid (finales de 1938).

Continua en página siguiente