Rutas a pie o en bici con mucho que ver sin salir de Madrid

723
rutas y sendas en bici o a pie Madrid

Desde ya, los próximos fines de semana nos animan a caminar o pedalear en la bici por bellas rutas, zonas verdes y señalizadas con mucho que ver. Es buena época; aunque con el calor haya que tomar ciertas precauciones. Os recomendamos algunas de ellas ‘aptas para todos los caminantes y ciclistas’ sin salir de Madrid capital. Son muy chulas y, además de hacer deporte y respirar a pleno pulmón, lejos del tráfico, en ellas aprenderéis muchas cosas.

Recorridos (interiores y a pie) en el Parque de la Dehesa de la Villa

A este interesante espacio arbolado con varias especies (chopos, olmos, pinos…) podréis llegar en menos de diez minutos desde la calle Francos Rodríguez. Está en la zona noroeste de la capital, en el distrito de Moncloa-Aravaca, junto a la ciudad universitaria.

caminar en familia con niños
Sendero GR-124, conocido también como Senda Real. Foto: Edescas2

Su principal ruta -para avezados caminantes y senderistas- es la Senda Real, que comunica Madrid con la Sierra de Guadarrama, dejando a su paso el Monte de El Pardo, Tres Cantos, Colmenar Viejo… Se puede realizar hasta cualquier de esos puntos sin completarla, pero si vais con peques os recomendamos otras más cortas o incluso las que se realizan dentro del propio parque. La primera de ellas es el conocida como Paseo del Canalillo. Atraviesa el parque por el bosque de pinos. Se construyó sobre una acequia que conducía el agua sobre el Canal de Isabel II hasta el Palacio de la Moncloa. Sin llegar allí, y dentro de la Dehesa de la Villa, se puede acceder a un lugar de bellas vistas: el Cerro de los Locos. Este mirador natural es, además, una estupenda zona de descanso tras dar un buen paseo.

Otro lugar de parecidas características es el Mirador de la antigua carretera. Desde él se divisa la sierra y su puesta de sol es una de las más bonitas de la capital. Allí, un panel ‘cuenta’ la historia del parque. Otra propuesta para toda la familia es realizar el Paseo de Andrés Bello, que finaliza en la estatua que rinde homenaje al humanista, poeta y diplomático venezolano. La belleza botánica -por ejemplo, un enorme piñonero, entre otras especies herbáceas-, los bancos y mesas que jalonan el paseo y una zona de rehabilitación y descanso, en la que los niños también pueden jugar, aportan valor al recorrido.

Dentro del parque se encuentra el Centro de Información y Educación Ambiental. En él os informarán de paseos guiados y también de talleres.

Casa de Campo: de principiantes a amantes del deporte

Nada menos que 1.700 hectáreas acogen el parque más grande de Madrid. Desde 1931 es público, pero, a lo largo de cuatro siglos, perteneció a la realeza. Fue Felipe II quien decidió establecer allí una finca que uniese Palacio con el pabellón real de caza de El Pardo. Desde 2010 es Bien de Interés Cultural, como Sitio Histórico. Pero, desde mucho antes, es sobre todo un lugar de relax, paseos y deportes. Y un parque urbano forestal, con lago.

Si acudís con niños es accesible y fácil la Senda Botánica, de 4 kilómetros (sin subidas) y de gran interés, tanto respecto a las plantas como a las aves. Se extiende desde el Lago hasta la Puerta del Zarzón.

Pero si algo destaca en la Casa de Campo es la presencia de ciclistas. Sus rutas están más indicadas para vuestros chicos preadolescentes y adolescentes y para vosotros mismos. En total son tres las que podéis recorrer en bicicleta, pero lo aconsejable es que acudáis al Centro de Educación Ambiental de la Casa de Campo, ubicado junto al embarcadero del Lago. Allí os ofrecerán información y también os podréis descargar un folleto en pdf, que os indicará cuál os puede interesar más por dificultad, pero también para recorrer los lugares más destacados de este histórico parque. Hay normas: no se puede circular a más de 20 kilómetros por hora ni circular campo a través. Pero también se puede optar por los caminos más anchos de tierra o por el Anillo Verde Ciclista, que atraviesa el parque desde el Puente de los Franceses hasta la Puerta del Zarzón.

Pedalear en familia en el Parque Juan Carlos I

Desde 1992 la capital cuenta con otro gran parque de 160 hectáreas y con muchos atractivos orientados al ocio (centro de actividades, lago -en el que se pueden practicar algunos deportes náuticos- pista de patinaje…), a la cultura y naturaleza (esculturas al aire libre, auditorio y más de dos centenares de ejemplares del antiguo Olivar de Hinojosa) y al deporte. Ahí vamos. Es un lugar estupendo y seguro para practicar deportes de todo tipo, pero especialmente para pedalear en familia. Cuenta, además, con alquiler de bicicletas gratuito durante una hora y con varias rutas en su interior. Os podéis relajar a la sombra de un árbol, en bancos o paseando después de dejar la bici (si es de alquiler). Es un plan perfecto (y deportivo) para el fin de semana.