Las 10 (+1) playas españolas famosas a las que no puedes ir con los niños

2

España es el país que cuenta con más playas con bandera azul (las mejores que existen) de todo el mundo, cerca de 638. Los municipios se han concienciado de la importancia que tiene para el desarrollo del turismo contar con unas playas con agua y arena limpia, instalaciones adecuadas e interés en proteger la biodiversidad. Y cada año se suman unas cuantas más (este año 11) a esta exclusiva lista, que desde hace 30 años realiza la asociación ADEAC.

Muchas de estas playas paradisíacas que tenemos en nuestro litoral a veces no son las más apropiadas para ir con niños por diversos motivos, y que nos pueden por terminar aguando las vacaciones. En unos casos, aunque son maravillosas, son relativamente peligrosas y nos exigirán un enorme grado de atención; en otros están contaminadas y la calidad de sus aguas no es la más recomendable para la salud. Pero además incluimos una por la dificultad de su acceso, aunque tengo que reconocer que es una mis favoritas.

Con respecto a las playas contaminadas hemos escogido 5 del informe de Ecologistas en Acción 2024 donde ha calificado con bandera negra a 48 playas o litorales costeros españoles. No es fieis mucho de otras calificaciones para bandera negra (solo hay 12 por contaminación) ya que las playas pueden ser excelentes, de hecho lo son en muchos casos, pero la valoración negativa viene dada por cuestiones ideológicas más que por la calidad de dichas playas en sí mismas.

Playas españolas famosas peligrosas

La Playa de los Muertos (Almería)

El nombre lo dice todo. Tiene un escalón muy repentino que hace inviable ir a esta playa con niños pequeños ya que inmediatamente el agua te cubre. Además de este gran desnivel, hay que tener en cuenta el viento de Levante, que hace que cuando hay fuertes olas nos cueste salir del agua.

Eso sí, es una de mis favoritas. Preciosa, agua cristalina, con unos pequeños guijarros en vez de arena que no pinchan y hasta masajean los pies, paisaje bellísimo y sin mucha gente. Me encanta…pero siempre sin niños.

Playa de los Locos (Cantabria)

La playa en sí me gusta mucho, pero sí que tenemos que tener cuidado en ciertos aspectos. Este arenal es muy conocido por ser frecuentes los fuertes vientos y gran oleaje. Es muy típica para practicar surf en la zona, pero si solo deseamos darnos un baño con los peques tenemos opciones mejores. Con 350 metros de longitud, está considerada como una de las playas más peligrosas de España.

Playa del Faro de Trafalgar (Cádiz)

Esta playa está situada en una zona salvaje junto al Faro de Trafalgar. Las fuertes corrientes y su oleaje hacen a esta playa peligrosa. Destacan sus paisajes naturales y gran variedad de aves, aunque su peligrosidad hace que en determinadas zonas del arenal esté prohibido bañarse. Es muy común encontrarse con remolinos causados por las potentes corrientes del Estrecho, así como un intenso oleaje impulsado por los vientos procedentes de África. Un pequeño error puede significar la diferencia entre regresar agotado a la orilla o no regresar.

Playa de Zarautz (Guipuzcoa)

Situada en la costa de Guipúzcoa, es una playa de 2.500 metros de arenas doradas y abierta al mar en la que destacan sus toldos multicolores y la la gran profusión de restaurantes y cafeterías. Esto la hace popular entre los surfistas debido a sus olas consistentes y potentes. Sin embargo, puede resultar desafiante para los bañistas menos experimentados. Con cuidado, eso sí, merece la pena ir.

Playas españolas famosas contaminadas

Playa Granada y Poniente (Motril): aguas residuales

Según señala Ecologistas en Acción, «hay vertidos frecuentes de aguas residuales en la playa de Poniente por el balate de la Culebra con origen en el polígono industrial de Alborán y vertidos recurrentes de origen urbano por la acequia del Puentecillo provenientes de las urbanizaciones de Playa Granada. A todo esto, se suma este año un gran y llamativo vertido azul, de composición desconocida con origen en la vega de Motril y que acabó en el mar a través del balate o acequia de los pescadores, hecho que ha añadido variedad y color a los vertidos habituales en este municipio.

“Esta playa presenta un deterioro ambiental y una contaminación notables a causa de los vertidos, extracciones de áridos de la playa de Poniente para realimentar Playa Granada, polvos en suspensión y circulación y estacionamiento de vehículos en su interior”

Playa Quitapellejos-Palomares (Almería): partículas radioctivas

Según Ecologistas en Acción, y esto ya da miedo, bajo la arena de la playa hay enterradas grandes cantidades de partículas radiactivas de plutonio y americio. Si se levanta la arena se liberarán estas partículas lo cual es muy corriente durante, por ejemplo, los juegos infantiles o cualquier otra actividad en la que se hagan hoyos en la arena. El 17 de enero de 1966 cayeron cuatro bombas nucleares sobre Palomares. A dos de ellas no se les abrió el paracaídas y reventaron contra el suelo. El viento esparció una nube de dióxido de plutonio que contaminó varios cientos de hectáreas. Los norteamericanos montaron en la playa de Quitapellejos el campamento Wilson. Todas las tardes lavaban allí los vehículos impregnados de polvo radiactivo que se filtraba al subsuelo. Desde entonces permanecen allí enterradas esas partículas radiactivas.

Playa de Usgo (Cantabria): residuos químicos

Desde la empresa Solvay, (Torrelavega) -dicen los ecologistas mencionados- sale un colector de 8 kilómetros hasta el acantilado aledaño a la playa de Usgo, vertiendo los residuos químicos generados como subproductos de sus procesos industriales. Fundamentalmente lodos de cloruro cálcico, cloruro de sodio, hidróxido de calcio, metales pesados y amoniaco, a una temperatura de 50°C y ph máximo de 11,5. Los efectos, según los vientos dominantes, se notan hacia el este hasta las playas del Sardinero, Liencres, Covachos, La Arnía, Virgen del Mar, Mataleñas. Hacia el oeste, la afección incluye las playas de: Los Caballos, Marzan, La Concha, Los Locos y La Tablía, llegando hasta el cabo de Punta Ballota. En total unos 12 km de litoral costero, incluyendo la ZEPA Islas Cabreras, el Parque Natural de las Dunas de Liencres y adentrándose en el mar varios kilómetros

Playa de la Pineda (Tarragona): repleta de pellets

La playa de La Pineda es, según el Ministerio de Transición Ecológica, la playa que recibe la mayor proporción de pellets de preproducción, según su informe “Perfil ambiental 2020”; pero toda la Costa Dorada sufre esta contaminación. La mala gestión de los residuos de las industrias petroquímicas es presuntamente su causa, porque se escapan por las alcantarillas de las aguas pluviales, bajan de las industrias por las rieras del territorio y llegan al mar y a las playas.

Los microplásticos, dice el informe ‘Banderas Negras’, pueden tener un efecto disruptor endocrino que aunque no provoca daños agudos inmediatos, sí puede desembocar en obesidad o diabetes

Playa Talamanca (Ibiza): aguas residuales

En esa playa urbana de Ibiza concurren varios impactos de gran importancia. Uno es la existencia de un emisario de aguas residuales, otro la producción de efluentes salados de la depuradora, que provoca graves impactos sobre las praderas de posidonia

Playa del Amerador -El Campello- (Alicante): vertidos fecales

La denuncia de Ecologistas en Acción se localiza tanto en El Barranco del Amerador como en la playa del mismo nombre que crea en su desembocadura. Son enclaves de gran valor natural del municipio y se han visto afectados en dos ocasiones por vertidos fecales, en marzo, así como en abril, del 2024 desde la estación de bombeo (EBAR) que se encuentra en el cauce del barranco hasta la playa. Es una playa que ya en otras ocasiones ha tenido vertidos también por rebosar la estación de bombeo debido a fuertes lluvias y a su falta de mantenimiento”
¡Qué asco por dios!

Playa Salvaje- Sopelana (Vizcaya)

Es muy recomendable con comillas. La playa en sí es un privilegio donde los surferos disfrutan de unas olas quizás un tanto erráticas. Pero es una maravilla observar algunos días como hacen parapente muchos aficionados. El agua limpia, oleaje divertido pero… cuidado con la resaca, a veces es traicionera. Cuando baja la marea hay un enorme arenal donde se celebran multitud de partidos de fútbol o palas. Lo bueno que tiene es que el agua (vigorosa pero no helada) cubre muy poco a poco y esto es genial para bañarse con los niños. Lo malo es que hay que bajar (y luego subir) unas enormes escaleras que cuando era joven me hacían sentir como un sherpa escalando el Everest cargado de toallas, sillas, neveras y mesas. En fin, salvo eso, una auténtica maravilla.
Un secreto. Después de la jornada playera, nada como ir a degustar un refrigerio o algo de picar a la terraza de la Corriente del Golfo con unas vistas inigualables. Una gozada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!