Buscando
Por favor espere

¿A qué deporte apuntamos a nuestro hijo?

actividades deportivas
1 StarKid2 StarKids3 StarKids4 StarKids5 StarKids (41 votos, promedio: 4,63 Starkids de 5) De su VALORACIÓN a este sitio
Cargando…

Comienza un nuevo curso y los padres ya llevamos desde unos cuantos días preparando los diferentes aspectos de la vuelta al cole de nuestros hijos: libros, uniformes, material escolar, mochilas, zapatos, documentaciones, actividades extraescolares, etc.

En cuanto a las actividades extraescolares, según datos del Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE), más del 70% de los alumnos de primaria y más del 60% de los de secundaria realizan alguna actividad extraescolar. Básicamente podemos clasificar el tipo de extraescolares en tres grandes grupos: académicas (idiomas, matemáticas, informática…), creativas (música, danza, teatro, pintura…) y deportivas (fútbol, baloncesto, judo, patinaje…).

Las extraescolares deportivas son las más demandadas entre los alumnos de España y, si bien es cierto que proporcionan importantes beneficios como la sociabilidad, el compañerismo o el espíritu de superación; cuando vamos a escoger el deporte para nuestro hijo deberíamos plantearnos algunas cuestiones que van a ser fundamentales para que se aficione a la práctica deportiva. Una elección inadecuada, precipitada o impuesta puede acabar rápidamente con su espíritu deportivo.

deporte para que los niños hagan ejercicio

Lo más importante a la hora de elegir un deporte para el niño es tener en cuenta sus gustos ya que si no le gusta el deporte que practica, lo terminará abandonando por mucho que se le insista. Si nos dejamos guiar simplemente por nuestras necesidades logísticas o por la mera oferta que ponga a nuestra disposición su centro escolar, lo más probable es que fracasemos en el intento de que nuestro hijo practique deporte. Todo ello bajo los evidentes límites que pueden ser de carácter económico (algunos deportes son muy caros para una familia media), geográficos (un niño de Huelva lo tiene difícil para esquiar, por ejemplo) o de tradición deportiva (en España no resulta fácil dedicarse al criquet).

En un principio, salvo que el niño lo tenga muy claro, hasta los 12 o 14 años resulta muy positivo que vaya probando diversos deportes, tanto colectivos como individuales, y partir de esta edad es ya muy posible que tenga una clara preferencia deportiva e incluso se decida por el mundo de la competición. Entre los deportes más recomendables se encuentran la natación, las artes marciales, el ciclismo o deportes colectivos como el baloncesto, fútbol, voley o balonmano.

Pero ¿Qué ocurre cuando el niño destaca en un determinado deporte a una edad muy temprana? ¿Tendremos al futuro Messi, Cristiano, Nadal o Mireia Belmonte en nuestra familia? Esta pregunta se la hacen muchos padres orgullosos cuando ven que su hijo es el mejor de una disciplina deportiva y, en no pocos casos, llega a convertirse en una obsesión.

Soy un convencido de que el deporte en la infancia debe ser juego, aprendizaje y diversión sin estar centrado en buscar deportistas de élite. Es cierto que a diario escuchamos las historias de grandes deportistas que comenzaron su andadura competitiva desde muy pequeños y llegan a ser auténticos ídolos nacionales e internacionales, pero también lo es que por cada pequeño deportista que lo consigue, hay muchos miles que se quedan por el camino y lo más normal es que al nuestro le ocurra esto último. Y, además, entre los que llegan a lo más alto, no son tan extraños los casos de infancias infelices que provocan graves problemas a partir de la adolescencia.deporte niños tenis

Aún así, si el niño tiene cualidades y está plenamente decidido a entrar en el mundo de la alta competición, deberemos apoyarle y sobre todo ponerle en manos de auténticos profesionales que sepan guiar adecuadamente su carrera deportiva además de anteponer su formación académica ante cualquier anhelo de futuras glorias.

Entretanto, no está nada mal que nuestros hijos se apunten a extraescolares deportivas y participen en competiciones escolares sin grandes pretensiones. Si no les presionamos para que se conviertan en futuros héroes, ellos se sentirán felices simplemente con que vayamos a verles cada fin de semana y nosotros estaremos orgullosos de cada hazaña que nuestro hijo consiga, por muy pequeña que ésta sea.

¿Es el propietario de este negocio? Reclámelo Etiqueta: , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies