Buscando
Por favor espere

Descubrid el Madrid subterráneo

una mina subterráneo en el corazón de Madrid
1 StarKid2 StarKids3 StarKids4 StarKids5 StarKids (67 votos, promedio: 4,90 Starkids de 5) Dé su VALORACIÓN
Cargando…

Madrid tiene cerca de 5.000 kilómetros de entramado subterráneo –sin contar las últimas extensiones de las líneas de Metro- y solo en la capital. Junto a Toledo –ciudad a la que dedicaremos otro tema- es la ciudad con más túneles y galerías bajo tierra. Son famosos los del Palacio Real, la Cibeles o el Banco de España. Pero solo os vamos a hablar de algunos que, en la capital o en otras localidades de la Comunidad, se pueden visitar y que, seguro, a vuestros peques les van a encantar.

Andén 0, la estación fantasma de Chamberí

Andén 0 Madrid subterráneo

La línea 1 de Metro de Madrid –como su número indica- fue la primera del suburbano de la capital y está a punto de cumplir un siglo. Una de las ocho paradas iniciales de esa línea era la estación de Chamberí, diseñada por Antonio Palacios y cuyo acceso está cerrado desde 1966 al no adaptarse su trazado en curva a los trenes más largos que sustituyeron a los primeros. Sin embargo, los vagones, aunque no paran, siguen pasando por ella. Visitarla es viajar al pasado, a los años 20. Desde 2008 se pueden realizar las visitas –guiadas o no- de manera gratuita.

El recorrido por esta estación de 1919 se inicia en las escaleras de acceso, que son circulares. Allí se produce el visionado de un vídeo que cuenta la historia del Metro madrileño. Después hay muchas sorpresas. Quizás la que más llama la atención es la llegada al andén. Tras recorrer sus pasillos con azulejos de cerámica en tonos claros, se llega a él (solo uno de los dos andenes está habilitado para la visita). Allí, en sus paredes, se pueden ver, perfectamente conservados, los anuncios publicitarios de la época (Gal, Cafés La Estrella, Phillips…) realizados también con mosaicos y enmarcados en azulejos sevillanos. Los tornos de salida siguen funcionando y se accionan con el pisado del viajero. En fin, es una visita que merece la pena, un retorno al bullicioso Madrid de los 20 y algo que sorprenderá, sin duda, a los más jóvenes de la familia.

Dónde. En la confluencia de las calles Luchana y Santa Engracia.

Cuándo. Ahora permanece cerrada al público hasta el 2 de mayo por obras de conservación. Y a partir del jueves se podrá volver a visitar, de 10:00 a 13:00. Los viernes, de 11:00 a 19:00 y los sábados y domingos, de 11:00 a 15:00. El último acceso es media hora antes del cierre. Las visitas guiadas –también gratuitas- tienen lugar a las horas en punto y se realizan hasta una hora antes del cierre.

Una mina de carbón en el corazón de la capital

Viaje subterráneo a la mina chmaberi Madrid

Bajo el patio de la Escuela Superior de Ingenieros de Minas de Madrid, en el barrio de Chamberí, hay una mina de carbón que se puede visitar todos los primeros domingos de mes. En realidad, aunque es una auténtica mina, a imagen y semejanza de las de León, nunca se extrajo el mineral de ella, ya que la idea de Marcelo Jorissen, director de la escuela en los años 60 –y con cuyo nombre se bautizó la instalación-, era crear un espacio muy real para las prácticas de los alumnos.

La mina está a 12 metros de profundidad y se accede a ella bajando 75 escalones. Una vez en ella, en la visita se recorren 50 metros en los que se pueden ver vagonetas de la época, taladros hidráulicos, vías y raíles de acero, paredes (atención al grado de humedad) y todo tipo de herramientas de minería. Tras realizar el recorrido –con guía-, de una media hora, se puede visitar el mercadillo de minerales del museo, realmente interesante.

Dónde. Escuela Superior de Ingenieros de Minas. Calle Ríos Rosas, 21. Madrid.

Cuándo. Todos los primeros domingos del mes, a las 10:10, 10:50, 12:10, 13:30 y 14:00. No se admiten reservas y la entrada, hasta completar el aforo, se hará en orden de llegada e inscripción (30 personas en cada visita).

Turnos para niños. A las 11:30 hay una visita infantil (niños de 2 a 7 años, siempre acompañados de un adulto) en la que se relata un cuento para explicar la historia de la mina. A las 12:50 hay otro turno para niños de 8 a 12 años.

Precio: 2 euros.

Una bodega ‘real’ en Aranjuez

Bodega Real Cortijo galería subterránea

A 5 kilómetros de la bella localidad de Aranjuez se encuentra la Bodega Real Cortijo de Carlos III, que el monarca mandó construir en 1782 para proveer la despensa real de vino y aceite. Declarada Monumento Histórico Artístico en 1983, se puede visitar, con guía, todos los domingos. Además de El Lagar, de 70 metros de longitud, la sorpresa está en las galerías subterráneas. Son dos bóvedas con ladrillo visto, dos ramales, uno para vino y otro para aceite que se une en dos plazas, la Bóveda del Rey, con una gran tinaja de 402 arrobas, y la Bóveda de la Reina, con una tinaja de más capacidad, 412 arrobas.

El ramal utilizado antiguamente para almacenar aceite tiene 115 metros de longitud. Tanto éste como el del vino están en perfectas condiciones, cuentan con tragaluces y su arquitectura es muy interesante. La puerta de acceso a las galerías subterráneas es una maravilla del neoclásico. En la parte superior hay un mirador desde el que los reyes contemplaban la vega de Aranjuez. La temperatura es constante todo el año: 12º C y una humedad de 85%.

La visita guiada dura una hora y al finalizar hay una degustación de dos vinos para los adultos y mosto para los niños y un aperitivo de queso. Después, os recomendamos una visita –con comida previa- a los jardines de Aranjuez.

Dónde. Cortijo de San Isidro. Calle León Ruiz Ruiz. Aranjuez (Madrid). Teléfono de información: 91 891 90 52.

Cuándo. Domingos, a las 12:00. Consultar por teléfono visitas de grupo.

Precio. Menores de 18 años: 4 euros (con la degustación de mosto). Adultos: 14 euros.

Comer en una cueva de El Molar

Cuevas restaurante El Molar Madrid

También conocidas como Caños, las cuevas de El Molar –a poco más de 40 minutos desde la capital- son antiquísimas excavaciones realizadas en tres cerros que limitan la localidad. Hablamos nada menos que de 400 cuevas (200 de ellas, aproximadamente, están destinadas a bodegas –lugares ocultos donde se guardan buenos vinos, como decían los musulmanes que habitaron la zona) y unas pocas, ya muy famosas, son restaurantes.

Destacamos uno de ellos, de los más antiguos, La Cueva del Lobo, en el Cerro de la Torreta. Destaca por sus asados en parrilla de leña. Son excelentes las carnes: chuletitas de cordero, entrecot, chuletón, butifarra, brochetas… Se puede visitar el restaurante original con cuevas excavadas, bodega rural y chimenea y braseros de ascuas.

Dónde. Calle Santa María de la Cuesta, 14. Teléfonos de reservas: 91 841 01 29 y 639 84 26 00.

Horarios. Viernes, de 20:00 a 1:00. Sábados, de 12:00 a 18:00 y de 20:00 a 1.00. Domingos, de 12:00 a 18:00.

Begoña Castellanos

Etiqueta: , , , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies